Menu

Transporte sostenible para una ciudad inteligente

junio 5

“Lima es la segunda capital de Latinoamérica con mayor contaminación atmosférica urbana”

– (OMS, 2018)

En el #DíaMundialDelMedioAmbienteDavid García, Jefe de Proyectos en Libélula reflexiona sobre las ciudades y su impacto en el ambiente:

 

¿Cuáles son los retos de Lima para un transporte sostenible?

Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, las ciudades ocupan sólo el 3% del territorio mundial, pero representan del 60% al 80% del consumo de energía, y al menos el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), las cuales originan uno de los problemas más grandes que la humanidad tiene que enfrentar en este siglo: el cambio climático.

En las ciudades, el transporte es una de las mayores fuentes de generación de emisiones de GEI (en la ciudad de Lima es la mayor*) y al mismo tiempo, causa de otros problemas ambientales y de salud. El año pasado, la ciudad de Lima fue declarada la segunda capital de Latinoamérica con mayor contaminación atmosférica urbana, por la Organización Mundial de la Salud. Es decir, que existen altas concentraciones de gases contaminantes que impactan negativamente en la salud de la población. Las emisiones de GEI y contaminantes en nuestra ciudad tienen mucho que ver con el estado de nuestro parque automotor, la falta de un sistema integrado de transporte eficiente, la nula gestión del tráfico, la calidad de nuestros combustibles, entre otros aspectos.

Únete a la comunidad+1

Nuestro país, en el marco del Acuerdo de París, se ha comprometido a reducir sus emisiones GEI en un 30% para el año 2030. Siendo el sector transporte un actor clave para mitigar las emisiones, hoy nos preguntamos: ¿Cómo está avanzando el sector transporte en la ciudad de Lima?

A la fecha, nuestra ciudad ha invertido algunos esfuerzos en generar soluciones en temas de movilidad, sin embargo, su implementación se ha prolongado más de lo esperado: Por ejemplo, la Línea 2 del Metro de Lima empezará a operar el 2021 en su primer tramo, siendo concesionada en el año 2014. La puesta en marcha de las siguientes etapas de la red básica del Metro podría tomar décadas. Existe una inercia en la adopción de soluciones para el sector transporte, y al mismo tiempo, el peligro de seguir implementando soluciones-del-pasado como lo son las obras que solo se limitan a la ampliación de carriles, o infraestructura “dura” como by-passes que a la larga no terminan solucionando nada.

Por otro lado, el año pasado presenciamos la creación de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), la cual se concretó luego de años de estar sobre mesa en las discusiones de los especialistas. Lo positivo es que la ATU podrá planificar, regular y fiscalizar el servicio de transporte terrestre en la capital, y permitirá que la ciudad aborde varios problemas de manera más eficiente e integral, ya que las competencias en temas de transporte han estado fragmentadas en distintos niveles y para complicar más el asunto, distribuidas entre dos gobiernos; el de Lima y el del Callao. La ATU podrá finalmente tentar la integración de los distintos modos de transporte: metro, buses, corredores, y transporte no motorizado; gestionados de manera sistémica.

Para una ciudad como Lima con más de 9 millones de habitantes es imprescindible que la visión de ciudad sea más estratégica, integral y que vaya adoptando tecnologías que nos pueden orientar a tener un transporte más eficiente y sostenible. Desde el fomento del transporte no motorizado (bicicletas) hasta el uso de tecnologías de información y comunicación (TIC) para la gestión inteligente del tráfico, pasando por otros aspectos menos discutidos como la gestión del transporte de carga dentro de la ciudad.

Un ejemplo que ya se encuentra en marcha es la electrificación del transporte, con la implementación del Metro de Lima y algunas opciones de micromovilidad que han estado discutiéndose mucho en las últimas semanas. Por supuesto, los cambios nunca son sencillos, sin embargo, tenemos que crear las condiciones para que dichas opciones, con beneficios tangibles, sean viables.

Otra tecnología que tiene un potencial enorme para solucionar la gestión del tráfico y la reducción de GEI para el mediano y largo plazo son los Vehículos Autónomos (VA). Imaginemos por un segundo que nuestro vehículo no tiene que detenerse en ningún cruce o intersección. No solo es una mejora excepcional en los tiempos de viaje y reducción de emisiones, también impactaría positivamente en una reducción drástica de accidentes. Los vehículos autónomos, no son solo autos, sino también buses y similares que podrán operar mediante esta tecnología en desarrollo.

Para finalizar, debemos saludar que la Municipalidad Metropolitana de Lima se encuentra realizando un Plan de Acción Climática en el marco de la ratificación de un acuerdo con la iniciativa C40**. Ésta busca que las ciudades establezcan una ruta para lograr los objetivos de neutralidad de emisiones, es decir, para ser una ciudad cero emisión y también para lograr una ciudad resiliente a las amenazas que el cambio climático, en línea con los objetivos del Acuerdo de París. El desarrollo del Plan de Acción Climática de Lima fue anunciado en febrero de este año por el Alcalde Jorge Muñoz y se espera que para finales del próximo Lima cuente con este importante instrumento de política en materia de gestión sostenible de la ciudad.

 

Descarga el pdf en alta

 


* Inventario de GEI de la ciudad de Lima año 2012, MML.

** El Grupo de Liderazgo Climático de Ciudades, conocido como C40, está constituido por un grupo de ciudades que aúnan esfuerzos para reducir las emisiones de carbono en la atmósfera, adaptarse al cambio climático.


Si deseas mantenerte informado con las  últimas noticias de sostenibilidad y ser parte de la comunidad transformadora, únete a la comunidad +1http://masuno.global/

EVENTOS SOBRE CAMBIO CLIMÁTICO Y SOSTENIBILIDAD...

Tal vez te pueda interesar:

Noticias

Archivo :