Menu

“La encíclica “Laudato Si” es el aporte de la iglesia católica a la COP21”

agosto 27
  • El Foro “El Cuidado de la Casa Común: Encíclica Laudato Si”, resaltó que el documento del Vaticano busca establecer una armonía y reflexión en el estilo de vida de los humanos.
  • La encíclica papal, que recibió la colaboración de más de 200 personas en todo el mundo, plantea avanzar hacia las energías limpias, acabar con el subsidio de los combustibles fósiles, y transferir tecnología a los países en desarrollo.

El 18 de junio fue un día histórico para los habitantes del planeta que se encuentran  comprometidos con el cuidado del medio ambiente. Con mucha expectativa, el Papa Francisco dio a conocer la primera gran carta encíclica de su papado, titulada “Laudato Si” (“Alabado Seas” en latín) y que se centra en la ecología. Para dar a conocer más detalles  sobre este importante documento y en el marco de la segunda semana climática, el Ministerio del Ambiente y la Universidad Ruiz de Montoya desarrollaron, el lunes 24 de agosto en el hotel Marriot, el foro: El Cuidado de la Casa Común: Encíclica Laudato Si.

El encuentro – que buscó fortalecer la reflexión en torno a la encíclica y a los problemas ambientales a nivel local y mundial – contó con la presencia del Dr. Ernesto Cavassa, rector de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya; el monseñor Pedro Barreto, Arzobispo de Huancayo; el Dr. Eduardo Agosta, director del Equipo de Estudios en Clima, Ambiente y Sociedad de la Facultad de Ciencias Fisicomatemáticas e Ingeniería de la Pontifica Universidad Católica Argentina; el Dr. Carlos Amat y León de la Universidad del Pacífico; Lupe Guinand, gerente de Proyectos Especiales de Libélula y Laura Vargas, secretaria ejecutiva del Consejo Interreligioso del Perú.

Carlos Amat y León dio inicio al evento explicando que la encíclica Laudato Si, busca favorecer la alianza entre el medio ambiente y el ser humano, y a su vez lograr una conexión integral, ecológica y comunitaria. “El llamado del Vaticano es establecer una armonía y reflexión sobre nuestro estilo de vida”, sostuvo.

Los cuatro ejes principales de la encíclica

El documento papal que llegó a pocos meses de que los gobiernos se reúnan en la conferencia de la ONU sobre cambio climático de París (COP21), en la que suscribirán un acuerdo universal para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar que el incremento de la temperatura media global supere los 2°C, presenta para el monseñor Pedro Barreto cuatro ejes principales que le dan una fuerte conciencia social y evangelizadora.

  1. Íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta: “Hay una relación muy estrecha entre el cambio climático y los pobres, y sobre ello hay una preocupación muy seria por parte del Papa Francisco”.
  2. El mundo entendido como un conjunto: “Todo lo creado: personas y naturaleza está conectado, sabiamente conectado”.
  3. La crítica al nuevo paradigma: “Las nuevas formas de poder que serán iniciadas con la tecnociencia o tecnología”.
    Invitaciones del Papa Francisco: “El Papa Francisco invita a buscar otros modos de entender la ecología y la política.
  4. Nos invita a tener debates sinceros y honestos sobre la verdad científica y la verdad moral, a ser conscientes de la responsabilidad de la política internacional y nacional, y entender la propuesta de un nuevo estilo de vida sobrio y austero”.

Monseñor Pedro Barreto indicó que la encíclica no debe de considerarse como una teoría, si no debe de ser un fundamento para la acción que debe de comenzar ahora mismo. “Laudato Si explica que los campesinos e indígenas no son tomados en cuenta y sufren las consecuencias de las malas prácticas extractivas, causando una cultura social con signos de violencia, sufrimiento y muerte. Lo que se busca es corregir los modelos de crecimiento y también denunciar la agresión al medio ambiente por parte de algunas empresas que realizan una grave contaminación en países latinoamericanos, porque no pueden hacerlo en sus propios países. La encíclica propone una reflexión para reconocer que el ambiente está lleno de heridas, producido por nuestro comportamiento irresponsable, porque cuando se maltrata a la naturaleza, se maltrata a la persona y al revés”, sostuvo.

Las zonas más afectadas 

Eduardo Agosta explicó que uno de los efectos del cambio climático es el aumento en el nivel del mar y hay regiones donde esa anomalía se siente con más fuerza. “La zona más afectada es el pacífico central, por eso no es sorprendente que los primeros en estar alertas ante el cambio climático sean las poblaciones del pacífico sur, entre ellas Filipinas; por ello la encíclica es una reflexión por parte de todo el mundo, no solo para los creyentes”.

El especialista indicó que la encíclica destaca la alternativa sobre una revolución de energías nuevas, y establece que el diálogo y la educación son las claves para salir del escenario de destrucción  en el que se encuentra la sociedad. “La encíclica es muy clara en que debe de existir una responsabilidad compartida pero diferenciada, porque no todos debemos de pagar de la misma manera las consecuencias del cambio climático”.

El aporte a la COP21

Lupe Guinand explicó que la encíclica Laudato Si presentada por el Papa Francisco es la contribución de la Iglesia Católica a la COP21. “Es una contribución del Papa para tomar conciencia del problema que tenemos en relación al cambio climático y entender la posibilidad de que en París haya un acuerdo fuerte y vinculante para empezar a solucionar el tema del cambio climático”.

La especialista resaltó tres puntos en el documento: una transición hacia energías renovables, acabar con el subsidio de los combustibles fósiles, y la necesidad de la transferencia tecnológica a los países en desarrollo, porque de otra manera no se podrá lograr un acuerdo durante la COP21. “Estos son los puntos básicos de la negociación y efectivamente se encuentran en la encíclica”, puntualizó Guinand.

Sector empresarial contribuye a dar mayor valor económico al bosque...

Tal vez te pueda interesar:

Noticias

Archivo :